Casarse en tiempos de pandemia es todo un reto, pero si algo hemos aprendido en el Atelier durante este largo año, es que nuestras novias han mantenido encendida la llama de la ilusión y las bodas del 2021 están siendo más emocionantes que nunca.

El proceso de creación del vestido a medida de Liliane comenzó en 2019, pero hasta el pasado marzo no pudo dar el sí quiero. Cuando nos conocimos vi en ella una naturalidad deslumbrante, con sencillez y a la vez una personalidad cargada de detalles que la hacían brillar. A cada prueba venía acompañada por su madre, una mujer que también irradiaba la simpatía que su hija destilaba.

A través de conocerla más y más en las primeras citas, llegamos a su diseño de novia personalizado: un vestido en crepe con cuello barco, mangas de gasa con volumen y capas de gasa en la falda para aportar movimiento. El escote invertido de la espalda estaba decorado con puntilla de guipour al igual que en los puños. Desde el primer momento ella tenía claro que quería un vestido de novia con detalles en color y añadimos un fajín y botones forrados en color verde botella que adornaban los puños.

La celebración de la boda se llevó a cabo en la Antigua Fábrica de Harinas, un entorno único y de ensueño en un enclave lleno de naturaleza que fue uno de los puntos de partida en el proceso de inspiración para el diseño. Conseguimos que el vestido de Liliane encajara en la perfección en esta finca al aire libre donde el verde es uno de los tonos que más llaman la atención. Los zapatos en el mismo color y su ramo de flores silvestres pusieron el toque final.

Vestido: Tulle Rouge Atelier

Fotografía: Buenavista

Finca: Antigua Fábrica de Harinas

 

Fdo: Arantxa Cañadas