«Nos casamos en la playa, y busco un vestido con un toque boho que me haga sentir cómoda» con esta frase comenzó el proceso de diseño con Macarena. La boda se celebraría en Fuerteventura, su isla natal, y juntas buscamos un vestido inspirado en la naturaleza del mar que acompañara su elegancia.

Cuando comenzamos a ver tejidos rápidamente vimos que el guipour era para ella, y para enriquecer aún más el diseño, mezclaríamos dos texturas diferentes jugando con distintos cortes en la parte del cuerpo. Según fueron avanzando las pruebas del vestido, quiso añadir un punto aún más atrevido, y por ello dejamos el cuerpo semitransparente incluyendo una organza que aportaba ese toque sexy.

Fdo.: Arantxa Cañadas